08Nov

Los omega-3 benefician el cerebro infantil

Publicado hace 1 mes

Investigadores han encontrado una vinculación entre bajos niveles de ácidos grasos omega-3 y la dificultad para aprender de los niños, lo que viene a refrendar la importancia de estas sustancias y sus múltiples y variados beneficios para la salud.

En la elaboración de su estudio, los autores encontraron, en primer lugar, que los escolares entre siete y nueve años presentaban bajos niveles de omega-3 en su sangre y que, además, los niveles de ácido docosahexaenoico (DHA), la forma más abundante en el cerebro, ya predecían de forma significativa en qué medida iban a ser capaces de concentrarse y de aprender.

Los investigadores tomaron muestras de sangre de 493 escolares de entre siete y nueve años de 74 colegios, en base a las evaluaciones nacionales realizadas a los siete años o a las opiniones actuales de sus profesores. Después de analizar las muestras, los investigadores determinaron que, de media, solo menos del dos por ciento de los ácidos grasos encontrados en las muestras eran DHA, y el 0,5 por ciento ácido eicosapentaenoico (EPA), con un total del 2,45 por ciento combinado de ambos.

A juicio de sus autores, la investigación demuestra que los niveles de ácidos grasos omega-3 en sangre predicen el comportamiento de un niño y su capacidad de aprendizaje. Altos niveles de omega-3, de DHA en especial, se asociaban con mayor habilidad para leer y para memorizar, así como con menos problemos de conducta, según constataron padres y profesores.

Asimismo, los investigadores indicaron que las implicaciones para la salud a más largo plazo de niveles tan bajos de omega-3 en sangre se desconocen, pero que los hallazgos deben mover a una seria reflexión, habida cuenta de su relación con mala conducta y pobre capacidad de lectura en los niños. Al mismo tiempo, señalaron que esos bajos niveles de omega-3 en adultos se traducirían en un alto riesgo de enfermedad cardiaca.