01Jun

Rutina para el cuidado de la piel

Publicado hace 5 meses

Una limpieza es el primer paso para un cuidado cutáneo eficaz. La limpieza elimina la suciedad, el sudor, el sebo y el maquillaje y prepara la piel para el cuidado. La piel limpia es más capaz de absorber los componentes activos de los productos para el cuidado.

Por la mañana

  1. Limpiar: La piel produce sebo a medida que se regenera durante la noche. La limpieza de cada mañana elimina este sebo y asegura que la piel esté lista para el cuidado de día.
  2. Tonificar: El tónico elimina cualquier indicio de limpiador y refresca la piel, al tiempo que restablece su pH natural.
  3. Cuidado especial (por ejemplo, serums o concentrados): Estos productos contienen una concentración elevada de componente activo y deben de aplicarse directamente sobre la piel recién limpiada.
  4. Cuidado de día: Se adapta a su tipo de piel para hidratar y proteger la cara. Se recomienda un contorno de ojos dedicado para proteger y cuidar la delicada zona de los ojos.
  5. Protección solar: Aunque muchas cremas de día incluyen ya un factor de protección solar (FPS), normalmente de 15, en muchas situaciones su piel requerirá un FPS superior.

Por la noche

  1. Limpiar: Limpiando cada noche se elimina la suciedad, el sudor, la grasa y el maquillaje. La piel queda entonces limpia y preparada para absorber los componentes activos del producto para el cuidado de noche. Debe utilizarse un desmaquillante suave de ojos indicado para limpiar y proteger la delicada piel del contorno de los ojos.
  2. Tonificar: El tónico elimina cualquier indicio del limpiador y refresca la piel mientras restablece su pH natural.
  3. Cuidado especial (por ejemplo, serums o concentrados): Estos productos contienen una elevada concentración de componentes activos, que pueden actuar durante toda la noche. Deben aplicarse directamente sobre la piel recién limpiada.
  4. Cuidado de noche: Utilice una crema de noche hidratante para nutrir su piel y sustentar la regeneración nocturna. Aplíquese a continuación un contorno de ojos para la delicada zona en torno a los ojos.